Viviendo (26)


Al caer la noche, con los dedos enrojecidos de tanto practicar, se dedicaron a contar las luces de los barcos en la oscuridad. Juliette sonreía con la mirada y Víctor, que jamás se había sentido posesivo con nadie, disfrutaba al pensar que ella era su chica. Cada vez que ella hablaba, cada vez que le contaba una nueva anécdota sobre su vida, la sentía más y más cerca. Acarició la mejilla de Juliette con el dorso de la mano antes de acercarse, sus narices se rozaron suavemente y un millón de receptores se activaron como si aquella fuese la zona más sensible de todo su cuerpo, sus sensaciones se estaban anticipando a lo que segundos después consiguió que una corriente eléctrica recorriese todo su cuerpo. Tal vez fuesen ciertas  las teorías que afirmaban aquello sobre el amor, de lo contrario ¿cómo explicar que cada vez que sus labios se encontraban saltasen chispas?
Cuando sus lenguas se rozaron, aferró sus manos alrededor de la cintura de Juliette y la mordió cuidadosamente antes de besar su mentón, lamer su cuello y meter las manos bajo su camiseta.
—Creo que estoy enamorado de ti –le susurró cuando alcanzó su oreja.
—No digas tonterías –respondió ella de forma entrecortada.
—No lo acabo de decidir ahora, ¿sabes? –contestó él perdiéndose en una ligera carcajada antes de besarla de nuevo. Tantos besos le habían dejado los labios enrojecidos y, bajo la luz de las estrellas, estaba irresistible—. Creo que estoy perdido por ti desde hace mucho tiempo.
—No necesitas decirme esas cosas –añadió ella—. No soy ese tipo de chica.
Juliette se quitó la camiseta y Víctor deseó haber estado a un metro de ella para poder observar su cuerpo con perspectiva y deleitarse con lo que había imaginado bajo aquel uniforme del internado.
—Lo sé –Él también se quitó la camiseta y se apresuró en abrazarla de nuevo, deseaba sentir el calor que su piel desprendía—, pero unas palabras dulces no hacen daño a nadie.
Víctor se dejó llevar por sus instintos, por las manos de Juliette, y terminó recostado sobre ella carente de perspectiva más allá del mundo de las sensaciones. Ella era la suavidad. Su cuello, sus brazos, su pecho… Parecía tan vulnerable bajo su musculoso cuerpo y a la par tan grandiosa.
Juliette le apartó ligeramente y se deshizo de sus vaqueros mientras le miraba con picardía. La chica alocada que parecía haberse calmado al salir del internado, había despertado para torturarle incitándole a dar un paso más. Ni siquiera sus risas, debidas a unos bóxers repletos de monos colgados de lianas, podían frenar aquel torrente de sensibilidad.
No hubo impedimentos cuando él perdió la mano bajo su ropa interior, Juliette se dejó acariciar como si ya supiese de qué iba la historia. Ninguno de los dos estaba descubriendo algo nuevo, pero se estaban descubriendo el uno al otro, disfrutando al máximo de eso que a Juliette le daba tanto miedo, la vida.

                                                                                              Indice

Nota: Candencia está alcanzando su fin. Estaba prevista para unos 30 microcapítulos, pero he tenido que añadir un Epílogo por cuestión de espacio. Espero que no perdáis de vista esta historia porque, si recordáis bajo las entradas de este blog hay un aviso y esta novela tendrá mucho que ver con él... Pronto, muy pronto. En el aniversario de Tanière. 
 

6 comentarios:

  1. Ahora recuerdo los primeros comentarios de hace unos meses...xD
    No quiero que acabe, aunque como todo lo bueno llegará su fin.
    Hasta pronto!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Oh! Que mal que se acabará!
    Pero este capítulo es simplemente tan… perfecto!
    Es muymuy hermoso.
    Yo los amo juntos juntitos ♥
    Me encanta (:

    Sonrisas espolvoreadas!

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado el capítulo de hoy. Muy ardiente, ya era hroa...A veces todos somos un poco como Juliette y tememos eso que llamamos vida. No es la única.

    Muchos besos Veritas. Y aunque queden pocos capítulos, soy de las que piensan que una historia termina cuando nadie la recuerda...y eso no sucede nunca con tus historias!!

    Rebeca.

    ResponderEliminar
  6. mmm, los últimos bocados son muy dulces :) y picantone, jejeje
    ME ENCANTAN ESTAS ESCENAS CORTAS TAN SABROSAS!!!!

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar con tus palabras.