Reto: ¡Yo escribo!

Sé que siempre estoy con la misma canción, pero ¿no es  maravilloso el mundo que se abre ante nosotros  cuando nos lanzamos a  crear un blog? Para  los escritores es un espacio único, inmejorable, para darnos a conocer. Y en el blog  Eleazar Writes nos dan la oportunidad y las pautas perfectas para hacerlo. Si no hubiese sido por la iniciativa de la  sección Tú escribes, no habría conocido a Irilaya, y si no la hubiese conocido a ella y de su entrada sobre su espacio de escritura nunca habría sabido de esta  sección...  Estas son las  razones que de verdad me  motivan para  seguir con este blog adelante. Y,  por supuesto, animarme con este reto.

¡Yo escribo! ¿Y tú?

Se trata de dar a conocer nuestros  métodos  de escritura,  nuestras pequeñas manías,  nuestras formas de ver este oficio o este entretenimiento... Pueden participar  todas aquellas personas que escriban.  No importa si son nuevas en esto,  si han publicado o si no. Os animo a participar  haciendo clic.



¡Escritor! ¡Escritora! Descríbete

Después de cuatro años en este rinconcito creo que os tengo fritos con este tema en concreto. Desde mis inicios nunca me consideré  escritora,  me daba un poco de  miedo decirlo así. Incluso aún habiendo publicado Orquídea Blanca. Después llegó Entre Cuentos de Hadas  y compartí esta  entrada con vosotros en la que os planteé el terrible respeto  (y miedo) que tenía a definirme de esa manera. Pero mi conclusión fue simplemente esa:  Soy escritora. ¡Claro que sí! 

También soy otras muchas  cosas,  pero escribir forma  parte  de mí, es algo que necesito.  Me gusta contar historias y haceros partícipes de ellas, esto último me  gusta tanto que estoy planteando escribir uno de esos libros de elegir tu camino tan rematadamente complicados... Para mí ser escritor  es precisamente eso. Crear una  historia, unos personajes  y un ritmo,  que atrape a los lectores hasta tal punto que la hagan suya. Cuando un lector entra en el libro,  saca sus propias conclusiones y juega con los personajes y su futuro, es cuando realmente ha vivido la novela.

Si tuviera que definirme como tal, hablar de mi estilo al escribir, aún estaría más perdida. Cuento las cosas como me salen, mentiría si no dijera que después me paso horas, a veces incluso semanas, trabajando sobre párrafos que no me convencen o ideas que no están bien expresadas, pero en un principio tiendo a la sencillez. Me gusta que el lector entienda lo que está leyendo, aunque eso no quiere decir que de esas frases tan sencillas no puedan sacarse segundas lecturas.


    Fight!
  • Uso y abuso de los diálogos (creo que como cualquier autor principiante), las descripciones de la ambientación me cuestan un triunfo. Sigo trabajando para mejorar en esto y conseguir que la situación que rodea a los personajes no sea mera descripción sin más, que no sea una enumeración de esto es así o asá... Pero es complicado, aún tengo mucho que practicar en este sentido. Sobre todo, la descripción se complica al narrar una batalla, un conflicto, una lucha.... Bufff, me costó aceptar que las patadas voladoras a lo karate-kid no valen. Me parece todo un arte describir algo así sin valerse de ilustraciones, ¿cómo conseguir que el lector se imagine a Edrick Wirenne cruzándole la cara Leonardo, tal y como yo lo imagino? Es complicadísimo. Felicidades a todos los escritores que podéis dominar estas escenas, sois increíbles.
  • Me gustan los tópicos (ouhhhh, yeeeeaaahhhh!), mejor dicho, me encantan. Disfruto leyéndolos. No quiero decir que siempre busque tópicos para leer, pero cuando me apetecen sé que tipo de libro buscar y sé que ahí voy a encontrarlos. Lo que no me gustan, son los tópicos mal contados o argumentos repetitivos (eso es harina de otro costal, hay que diferenciar...). Como dice Jorge de Juvenil, Fantástica o la que se Tercie en sus super reseñas, porque eso es lo que él hace, "no es lo que se cuenta sino cómo se cuenta". Ese cómo para mí lo es todo, y aunque uso tópicos (porque quiero, porque los busco, porque me gustan y porque, desde un punto de vista un poco postmodernista: es imposible no caer en uno de ellos) intento hacerlo bien, contarlos a mi manera, ser original dejando mi propia marca.
  • ¿Qué cuál es mi marca? Yo creo que los personajes. Diría que ellos son mi fuerte. Como lectora detesto a los personajes poco trabajados y a los secundarios que cuando vuelven a aparecer en escena te hacen pensar ¿y este quién era?. Por eso, desde el principio, intenté trabajar la inteligencia emocional de cada uno de ellos. Insisto, digo intentar porque a veces hay situaciones escritoriles que se me descontrolan. Si el argumento es el corazón de la novela, los personajes son la sangre que recorre el cuerpo de la historia. Son los que nos hacen recorrer las páginas, son lo más importante, lo más, más, más importante. Por eso no soporto ver protagonistas a las que les falta un hervor (no me importa que sean pavisosas. Vale, pueden serlo, en este mundo tiene que haber de todo. Lo que sí me importa es que no sean consecuentes con su pavisosismo). ¡¡A Dios (es decir, al Sr. P) pongo por testigo de que nunca saldrá algo así de mis manos!!

¿Os he aburrido lo bastante ya? ¿Si es que has leído alguna de mis novelas, estás de acuerdo con lo que digo? Nadie opina mejor que el que lo hace con objetividad, así que soy toda ojos.
Por cierto... ¿Alguien se anima a seguir con este reto?


9 comentarios:

  1. ¡Qué bien que te hayas animado a participar!
    Es genial que todos los que andamos metidos en el mundillo de un modo u otro nos podamos conocer mejor con iniciativas como esta.
    Una entrada muy divertida. Me ha hecho gracia lo de los tópicos, porque yo siempre los rehuyo (aunque reconozco que hay historia muy tópicas que están la mar de bien). Aunque a veces no queda otra que usarlos o se da el caso que ese supuesto tópico realmente le va bien a la historia :)
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los escritores a los que no os gustan los tópicos tendéis a escribirlos bien, sin permitir que los lectores nos demos cuenta de que estais tratando con ellos. Pero es que a veces son inevitables... Gracias por pasarte y animarte a comentar, besos ^^

      Eliminar
  2. Ohhhh Veritas me ha llegado esta frase "Si el argumento es el corazón de la novela, los personajes son la sangre que recorre el cuerpo de la historia." Más razón que un santo y no lo habría podido expresar mejor.
    Me gusta como lectora personajes que se salgan de lo común o si son estereotipados tenga algo que les haga únicos <3
    voy a apuntar estos consejos para lo que ando escribiendo :)

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino igual, María. Si son personajes algo limitadillos, por lo menos que haya algo que les haga únicos. Estaré atenta a tus pasos como escritora, espero que nos mantengas al día jejeje. Beostes

      Eliminar
  3. Yo también he comenzado a hacerlo y también lo descubrí gracias a Irilaya.
    Me ha hecho gracia lo de lso tópicos porque conozco más a gente a la que no le gusta que a gente a la que le gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te has animado también? ¡Estupendo! Sobre los tópicos yo también conozco a mucha gente que dice que no le gustan, pero conozco a muchos que por mucho que no les guste, terminan cayendo en ellos sin darse cuenta jejeje. Hay que admitir que algunos son inevitables, solo hay que saberlos llevar.

      Besos :)

      Eliminar
  4. Usualmente rehuyo los tópicos, pero reconozco que hay algunos que saben darle un toque "personal" que logra diferenciarlos del resto. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si alguna vez caes en el uso de alguno, no lo rehuyas, porque a veces son muy útiles. Juega con ellos :)

      Eliminar

Gracias por colaborar con tus palabras.