¿Por qué pedir una Napolitana cuando se necesita un Bollicao?

[¿Alguién sigue tomando Bollicaos? Creo que con la llegada del bollicao tokio me quedé tan flasheada que le perdí el rastro.... En fin...]

La vida da muchas vueltas, tantas como el planeta tierra al rededor del sol en toda tu vida ¿sabes cuántas vueltas ha sufrido tu vida sin que te dieras cuenta? La mía 9.155 (aproximadamente) y me parecen pocas para todo lo que ha acontencido. Y lo peor es que no son vueltas originales, ni divertidas, probablemente son las mismas que las de millones de personas, sobre todo las de la generación bollicao-amimedabandos-cadadiaalegríaysiesconpalotesmejortodavía.  

De pequeña nada me importaba en esceso, disfrutaba de las pequeñas cosas, como por ejemplo aquellas tardes en las que en lugar del típico bocata de jamón york me daban un Bollicao. Oh sí, aún las recuerdo... Bajaba a la "plazo" (plazoleta en la que muchos niños de los 90´s nos hemos criado) y lo disfrutaba delante de todos aquellos que tenían entre sus manos un bocata de chope (o variantes). Claro que otro día se cambiarían las tornas, pero el Bollicao, en ese momento, me daba una satisfacción indescriptible...

Luego crecí y, bueno, dejé de tomar Bollicaos para no tomar nada. En la adolescencia la vida es una mier* nada valía la pena y prefería morir de hambre que disfrutar un ápice de un mundo de mier* en el que... mira tú por dónde, a los diecisiete me pasé a las Napolitanas.

Qué ricas las Napolitanas. Eran tan elegantes. Se vendía en las pastelerías y no en los quioscos, además las bañaban con una sustancia gelatinosa, que yo siempre quitaba por recordarme a los mocos de mi amigo Adri (de la plazo), pero su chocolate era tan delicioso que podría equipararse al bollicao. Eso sí, era más elegante.

Y ahora, cuando el cuarto de siglo se va a convertir en mi estado cuasi-permanente por un año, cuando estoy terminando la carrera que "elegí" para comenzar a diseñar mi futuro, cuando me voy a presentar a un examen de quinto que sé de antemano que voy a suspender -psicolingüística- ...Me muero por saborear de nuevo la experiencia que me daba mi adorado Bollicao.


Un beso para todos los degustadores de Bollicao ^^

7 comentarios:

  1. Es normal pensar en el pasado, totalmente normal. En mi caso era el bocata de nocilla, los bollicaos los disfruté poco. Así que... cuando termines ese examen - que cruzo los dedos para que apruebes -, si no puede ser un bollicao, siempre te queda un bote de nocilla o nutella para disfrutarlo una tarde. O ahora que hace calor, helado, que también viene bien.

    Mucho ánimo con ese examen y besos. Yo sigo acordándome de los chupachuses de cinco :P

    ResponderEliminar
  2. XD El bollicao era el futuro del bocata de Nocilla, pero el bocata de Nocilla siempre SIEMPRE irá primero en la escala alimenticia -es decir, lo eliges antes para comer :P-.

    Mmmm ¿Helado de Nutella? No me gustan mucho los helados pero de ese sabor me arriesgaré ^^

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Solo te puedo decir una cosa Veritas: Joder! ahora quiero un Bollicao!!!

    PD. Soy de tu generación, te comprendo y te entiendo (lo que me reido xDD)
    PD2. Suerteee! a comerse el examen (piensa que es un bollicao ^^)(vera tú... al final te veo pegandole bocaos ;D).

    besotesss!!

    ResponderEliminar
  5. Piensa que el carbohidrato es el alimentod e las neuronas y ¿qué es el bollicao más que eso? El Bollicao alimenta tu cerebro... Por eso es te apetece tanto, no por mí culpa :P

    Mañana cuando salga del examen desayunaré café extracafeínico con un bollicao de los buenos.. ¿Los siguen vendiendo? El Tokio no me mola, es aplanaó.. XD

    ResponderEliminar
  6. Pues la verdad es que no lo sé... sé que están los mini bollicaos, no es lo mismo pero al menos se le parece... es que ahora que si el aplanaó ese, si no cubierto de chocolate... no es lo mismo no, la verdad es que no sé que decirte. (Si si, los carbohidratos, TU culpaaa xDD) Y yo que andaba cenando guisantes... joé qué hambre! ;P

    ResponderEliminar
  7. ¡Wah! Qué tiempos, los buenos de los bollicaos... Hace años que no tomo no, y la verdad es que se echa de menos...

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar con tus palabras.