Lo que te limita tu pensamiento



Estoy acostumbrada a discutir. Parte de mi trabajo consiste en esto, en deshacer las ideas dañinas que tiene la gente a base de ponerlas en tela de juicio. A veces (y solo en esa parte de mi trabajo) ni siquiera tengo que esforzarme en nada más que llevar la contraria:
Señora X: Creo que tengo cáncer.
Carmen: ¿Qué te hace pensar eso?
Señora X: No sé, tengo sensaciones. Llevo unos días dándole vueltas en la cama y me noto muy cansada.
Carmen: ¿Crees qué puede haber relación entre lo cansada que estás con que no duermas bien porque dedicas mucho tiempo a darle vueltas a la idea?
Señora X: Tal vez... Pero, hay mucha gente con cáncer. Es probable que yo lo tenga.
Carmen:  ¿Tienes pruebas para pensar que sea probable? 
Señora X: Tengo muchas dolencias y siempre tengo sueño. El médico no me ve nada...
Carmen: (Mirada de póquer. Décima sesión con mismo problema) 
Señora X:  ¿Y si tengo cáncer?
Carmen: ¿Y si no? 
....Redoble de tambores y un fuerte final de platillos......
Entonces Señora X piensa que, si no tiene el cáncer que cree tener, tanta preocupación no tiene sentido. Piensa en todo lo que se está perdiendo al prepararse para algo terrible que, aunque ciertamente es posible, no tiene ni idea de lo probable que es en su caso. Entonces la Señora X piensa en si merece la pena pensar en eso o empezar a vivir. A veces la Señora X se pone a la defensiva porque considera que lo he hecho es insultar su inteligencia y otras me da las gracias antes de desaparecer.

En mi corta experiencia me he enfrentado a señoras y señores X con diferentes tipos de pensamientos incómodos que les impiden vivir con normalidad, pero la más dura es la que está en mi cabeza. La Señora X soy yo y, en muchas ocasiones, tengo que mantenerla a raya con un duro diálogo socrático. Estoy acostumbrada a discutir porque lo hago a diario conmigo misma, con mi pareja, con mi madre, con cualquier persona que se me acerca con afirmaciones rotundas que me crispen los nervios auditivos.

  • ¿Cómo que no puedes escribir? ¿Tienes un trabajo y una familia a la que dedicar tus 24 horas porque nadie te ayuda?
  • ¿Cómo no tienes imaginación en esta etapa de tu vida? ¿No tienes nada? ¿Pero nada de nada?
  • ¿Cómo que no tienes ganas de nada? ¿Y si te invitase a un vuelo privado para cenar en la Toscana y volver?
  • ¿De verdad eres muy mayor para disfrutar de cuentos de hadas? ¿Y cuándo serás más joven que ahora mismo?
  • ¿Cómo que estás "depre"? ¿Tú crees que una persona con depresión realmente se identifica con la etiqueta "depre"? ¿Crees que es capaz de etiquetarse si quiera? Ah,,, espera, que solo tienes un día malo... Pues levántate y hazte el mejor chocolate que hayas probado. O llévate la contraria y sal a pasear. O llama a una amiga y compartir un té al atardecer ¿De verdad no hay nada que puedas hacer para mejorar tu día? ¿Tu semana? ¿Tu mes? ¿Tu 2016?

Sabes que aborrezco el uso de la psicología positiva sin tono ni sentido y que no estoy aquí con pretensiones de ser una motivadora o entrenar a nadie. Solo quiero que veas que a todos nos ocurre (sí, los psicólogos también) y que a veces no es tan necesario tener una respuesta de qué ha originado nuestros malestares o pensamientos intrusivos. Ni siquiera pretendo que apliques el diálogo socrático contigo misma cuando no veas la luz al final del túnel, pero sí quiero que a veces te lleves la contraria. 

Hoy estás mal, vale... Grita al mundo lo injusto que es, desahógate con el Diario de Noah y llora por lo terrible que crees que va a ser tu vida . Pero luego prepárate ese té que tanto te gusta y piensa: "¿Y si no?"

9 comentarios:

  1. Gracias por ayudarnos a luchar contra nuestras pesadas SeñorasX interiores!!!!
    Un abrazo y un beso

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que todos tenemos en nuestro interior un Señor o una Señora X.
    Muchas veces nos amargamos con cosas que solo son pensamientos, nada más, pero en nuestra cabeza tienen todo el peso y el sentido del mundo.

    Me ha gustado mucho esta entrada, los diálogos socráticos me parecen un buen método para destruir estos mitos que nos autoimponemos :)

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo normal es que todos lo tengamos, pero hay personas que lo dominan más que otros, incluso excepciones que confirman la regla. Yo he conocido a personas que no tienen señor X y resulta que, sin tener un trabajo mejor, una economía mejor o una vida social mejor, son más felices. Tal vez nosotros mismos, como autosaboteadores, seamos la razón de no disfrutar de la felicidad cada día.

      Gracias por pasarte y comentar :)

      Eliminar
  3. Mi señora X suele ser pedorra cuando la doy tiempo para que se queje o se aburra, así que no se lo doy, me mantengo ocupada siempre ;P claro que, mi señora X a veces se despierta a las 4 o a las 5 por ninguna razón, solo para comerse la cabeza y entonces la pongo a leer o a escribir, aún así, siempre hay días en los que mi señora X es una porculera ;) pero está aprendiendo a disfrutar los días sin pensar que llegará ese en el que pasará lo innombrable y la mamá de la señora X ya no estará o su hijo o su marido, el señor Y, pero intento no dejarle que lo piense, sufrir por adelantado es de "locos" ;)
    un abrazo muy fuerte!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele pasar que, los pensamientos intrusivos, lleguen en los momentos en los que nuestra cabeza está libre para recibirlos. El problema de mantenernos muy activos es que esos pensamientos van a terminar por hacerse hueco de un modo u otro y nos despiertan de madrugada o se cuelan en nuestros sueños.

      Si fueras mi clienta te diría que hay que enjuiciar esos pensamientos, validarnos o no, para intentar neutralizarlos y trabajaríamos la restructuración cognitiva. Y sería importante hacerlo porque sé, por desgracia, que hay preocupaciones que mencionas más reales de lo que los señores X genéricos suelen usar. Por lo que, si evitas pensamietnos y te mantienes activa constantemente para no pensar, es posible que acabes desarrollando ataques de pánico, un trastorno de ansiedad generalizada o somatizando las emociones...

      A modo de consejo, te recomiendo que no huyas de esos pensamientos e intentes neutralizarlos. Pero aún así, tienes mucha razón en que es inútil sufrir por algo que llegará en el futuro. Eso es un problema de la Mara de entonces, la de ahora se merece disfrutar de la vida y de los suyos :)

      Eliminar
    2. lo has clavao, de vez en cuando me dan crisis de ansiedad de esas con dolor agudo en el pecho :) Ahora ya sé por qué, ¡gracias, cielote!

      Eliminar
    3. acabo de ver esto en tumblr, así que aprovecho y lo traigo con un abrazoteee!!!

      If you are depressed, you are living in the past.
      If you are anxious, you are living in the future.
      If you are at peace, you are living in the present.
      Lao Tzu

      Eliminar
  4. Tus entradas siempre tan inspiradoras, abriéndonos los ojos para evitarnos caer. Mil gracias, guapísimaaa!
    Mil besos!

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar con tus palabras.