Redes sociales y promoción de escritores

Fuente
Soy un bicho raro. Sí. Tengo que confesarme. Soy de las que piensa que las redes sociales son más inútiles que un coche sin motor y me siento muy incomprendida, rollo Calimero. Resulta que el mundo piensa que son una herramienta de la hostia para promocionar tus productos, servicios o imagen. 

Por eso estoy empeñadísima en darles la oportunidad que una herramienta así merecería e intento mantenerme más o menos activa en las que puedo. Sabéis que para mí facebook fue un fracaso. Fueron más de tres años intentando hacerme hueco en un lugar inhóspito donde acabé por convertirme en una cotilla de cuidado. Una cotilla sepultada. Una cotilla que dio lugar a las cenizas solo rescatadas por aquellos que aún me siguen por el blog.

Entonces llegó twitter. Me empeño en usarlo, leer cosas que me interesan, compartir artículos que considero de interés... Y me doy cuenta de que lo que la gente come, hace, compra, piensa, siente o caga también está impregnando esta red social (yo entre ellos, por supuesto, si hay que sumarse a la causa se hace del todo). Tanta foto empieza a hacerme sentir en Instagram, una red social basada en la más pura imagen, en la que jamás me daría de alta por muchos filtros ultra-súper-mega-powerful que tenga. 

Ayer escuché un podcast de Ana Nieto Churruca en el que entrevistaba a Vilma Nuñez. Vilma es una experta del marketing online a la que sigo y de cuya web extraigo, sin piedad, recursos gratuitos que analizo, nunca uso y normalmente borro (¿para qué engañarte/me?). Según ella Instagram es la leche para los autores, porque solo tienes que usar los hashtag de tendencia para colarte y que te empiecen a seguir. Dice que a la gente, lo que realmente le gusta, es saber qué haces, qué comes y dónde vas de vacaciones. 

Aquí es dónde yo me pregunto, ¿son esos los lectores potenciales de mi libro? ¿son ellos los que me van a comprar la novela? O, por el contrario, ¿serán aquellos que me encuentren en la búsqueda de novelas sobre Cuentos de Hadas o Brujas los que inviertan más de 10€ en mi historia? Ella dice que solo tenemos que compartir lo mejor de nosotros mismos, que tenemos que enamorar, que tenemos que engatusar a la gente, caerle bien... 

No sé, no sé. El postureo, a fin de cuentas, no es más que lo que veníamos haciendo sin redes sociales, pero es cierto que estas lo potencian hasta un punto en el que hasta yo misma me pueda acabar creyendo lo súper-chachi que es mi vida bajo el filtro Valencia. Un buen día, aquel en el que una tormenta se cargue los dispositivos de wifi, sentiré que el mundo se me viene encima porque mis pies sobre la arena, en realidad, no son tan hermosos. Son normales. Y eso no le gusta a nadie. 

No lo veo. No veo el beneficio de compartirme. No sé si quiero seguir compartiéndome. No sé si quiero estar tan expuesta y que todo el mundo pueda saber dónde estoy o qué hago en un par de clics.


Fuente

Me gusta este rinconcito, los que llegáis a él de casualidad (por una búsqueda en google que os trajo aquí, un comentario mío en otro blog o simple recomendación), me siento cómoda y desde luego aquí nadie puede sepultarme. Es mi reino. Un reino en el que recibo visitas de otros regentes. Algunos de ellos solo se pasan a leer, otros son compañeros de otros reinos que yo también visito y disfruto. 

Y si compro libros de autores noveles es porque he conocido su arte en su blog, me han encandilado sus letras o me han atrapado las emociones que transmite, no por lo hermosos que salgan sus pies en las fotos.

 ¿Has intentando promocionarte a través de las redes sociales? ¿Has conseguido resultados en alguna de ellas? ¿En cuál? 
Disculpa que me haya vuelto tan preguntona, pero me muero de curiosidad por conocer tu experiencia.

9 comentarios:

  1. A mí no me gustan demasiado las redes sociales, creo que si se utilizan de forma adecuada (no para subir mamarrachadas) pueden aportar algo, no mucho, pero algo. Eso sí, no me gusta que los pocos minutos te hayan sepultado...
    Principalmente lo tengo para llevar el tema de Pulpture y Ánima Barda, hasta que no empecé a colaborar en ÁB no tuve twitter y no es que lo utilice demasiado...

    Me gusta mucho más lo que dices tú, la gente que llega a nuestras bitácoras, a nuestro mundo interior :)
    Eso sí que tiene encanto y no hay ni comidas ni peinados a la última desde distintos ángulos.

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si... Pero yo me sigo preguntando dónde está todo ese potencial que mencionan los expertos en las ventas de mis novelas. Yo he vendido más por contactos de email o suscriptores que seguidores de twitter o "me gusta". Principalmente, porque no creo que a los lectores les interese lo más mínimo que cómo cada día, los que de verdad se interesan en leerte llegan a ti de otra manera.

      Eliminar
  2. Para mí, las redes sociales están siendo un desastre. El problema es que no encuentro otro modo de intentar dar a conocer las novelas de Athalia's.

    El problema aquí es que creemos que todos los métodos de ventas funcionan para todos los productos, y no es verdad. En mi trabajo toco mucho de promoción, de marketing... y me resulta muy frustrante no obtener ni de lejos los mismo resultados. Pero al cabo del tiempo yo entiendo por qué: en el trabajo existe una necesidad, ese producto se NECESITA. Pero con Athalia's, tú, como lectora, no NECESITAS adquirir y devorar Andras, El Nigromante; es solo un libro entre otros mil. Lo que lo hace único no te lo voy a decir, te estaría spoileando, y no te puedo generar una necesidad imperiosa.

    Es lo que hay. El ocio no se necesita, se quiere, y el marketing no funciona con lo que se quiere. Para eso, a mi modo de ver, tiene que haber gente que hable de tu libro, que lo recomiende, y para eso tienes que haber llegado a ellos... ¿y cómo llegas? Pues ahí es donde yo estoy atascada xD

    Ojo, que me paseo por blogs (¡aquí estoy!), mantengo al día le nuestro, escribo a bloggers,... pero la cosa no avanza.

    Y no es que quiera hacerme rica, obviamente. Coñe, que los libros electrónicos los tenemos puestos a donación. Pero resulta un poco frustrante poner todo tu empeño y que no funcione.

    Vale, me estoy desahogando y no es eso lo que quería, perdón xD En definitiva, que tienes toda la razón, las redes no son muy útiles que digamos, al menos para lo nuestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, Aya. No todas las técnicas de marketing sirven para todos los productos o servicios. Si nos vamos a los orígenes de verdad, ¿cuáles serían los métodos de mayor difusión de una novela? Piensa, la mayoría de libros que tú misma has leído (ya no digo comprado), ¿por qué lo has hecho?

      Yo creo que simplemente se basa en la recomendación. El boca a boca de gente de confianza, un amigo/a, un familiar... Y si a ti te gusta, tú también lo recomendarás.

      En mi opinión es mucho más útil invertir dinero, tiempo y recursos en facilitar la novela a "Lectores difusores" XD Blogers que puedan y quieran reseñarte, no solo porque lo compartan en su blog, sino porque también te recomendarán en su círculo más cercano (el real) y ese es el que más nos interesa a los escritores de ficción.

      Para los escritores de no ficción es otra historia. Manuales, guías, recetarios... Para todo eso el marketing de bombardeo sí que funciona.

      Y, si te sirve de algo, yo también estoy atascada. De ahí este tipo de entradas que generen debate a ver si entre todos se nos ocurre alguna idea mejor. Hay que llegar a la gente, ¿cómo? La eterna pregunta...

      Eliminar
  3. Hola, guapa!

    En mi opinión bien empleadas si que pueden tener dar beneficios. Gracias a las personas que habeís compartido mi enlace de Susurros gratis en Amazon, durante la promoción, han sido 39 personas un días y 37 otras las que lo han descargado. Si no hubiera sido por las escritoras que habéis compartido, y por los bloguers que también lo han hecho, quizá no hubiera habido tantas descargas.
    Así que creo que si se saben utilizar y se utilizan con cabeza, pueden llegar a algo.
    Instagram es muy diferente. Creo que cada red se utiliza para una cosa.
    Yo utilizo facebook, twitter e instagram, y creo que esta última es más personal. También he puesto fotos de Susurros, o de vuestras opiniones de Amazon, pero la útilizo más para fotos de comida, gym, para seguir a badnas de música que me gustan, y esas imágenes pre-escritura que subo a veces. Es una red más personal y no tienes porqué subir cosas que haces todo el tiempo, eso es ya depende de la persona.
    Así como Twitter lo veo más como apra promoción, y Facebook para itneractuar de forma distinta, para desvariar y opinar.
    Será que me gustan.
    Pero creo que apra las ventas de una novela, si manejas bien tu blog, y lo acompañas con Twitter, es la clave.
    Pero en fin, que es solo mi opinión, que yo tampoco soy una experta! xD

    Un abrazo, preciosaaaaaaaaa! Quierote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una opinión muy interesante, porque me aportas un punto de vista de ventas reales y eso me interesa muchísimo. Pero tengo que decirte una cosa: Cuando supe que tu novela estaba por 0€ no solo lo compartí en twitter, recomendé tu novela a mi círculo de personas más cercanas y no a través de una red social. Les dije ¿recordáis esa novela tan chula? Pues resulta que hoy está gratis. ¿Cómo sabes que esas ventas (gratuitas) se debían solo a la "compartición" por redes sociales?

      De todas formas estamos hablando de una descarga gratuita (que está genial, porque al final lo que queremos es que nos lean), si lo llevamos al mundo de las ventas, ¿crees que alguien se gastaría su dinero por ver un enlace compartido?

      Ahí es a dónde pretendía llegar. Las redes sociales permiten compartirte no ganar clientes, y a fin de cuentas lectores seguros. De las personas que se descargan gratis mi novela Cadencia yo no sé cuántos lo han leído realmente, pero sé que las personas que han comprado Orquídea Blanca la han leído seguro. Quiero decir que, cuando pagas hay un porcentaje del 99.99999% de que te leas lo que has comprado, cuando lo descargas gratis no... No tiene el mismo valor.

      Lo de las opiniones en Amazon es otra historia, es una referencia muy buena. Cuando ves un libro interesante y justo debajo las opiniones (no tienes que ir buscándolas por blogs), eso te puede animar. Las opiniones soltadas en redes sociales no están disponibles para el lector si está pensando en comprar o no.

      Grupos de música, fotografías.. Eso también es diferente. Su objetivo no es vender páginas y páginas, letras y letras... Sino difundir un arte consumible de forma inmediata. Los libros no satisfacen de forma inmediata (tienes que molestarte en leerlos, comprenderlos y tomarte tu tiempo) y ese esfuerzo es algo que no tiene ninguna relación con una red social.

      También te digo que, obviamente, esta es solo mi opinión. Pero por más que me esfuerzo en asociar resultados de venta reales a una red social, no lo consigo.

      Eliminar
  4. Es un tema muy complicado. Estoy de acuerdo, mal que nos pese, que funciona bien el postureo. Si caes bien es más fácil que te "compren". En mi caso, que me muevo ante todo en Facebook, y publico solo en digital y a un precio muy razonable, a veces tengo la sensación de que gano lectores casi uno a uno, por una conversación, por un clic, por una recomendación de... Por supuesto se lleva muchísimo tiempo, y tienes cierta sensación de que haces amigas más que lectoras (lo cual es estupendo porque me gusta mucho hacer amigas, pero supongo que ese no es el objetivo).

    También a mí me gusta más el blog como modo de expresarte y darte a conocer que retransmitir tu vida minuto a minuto. Diría que lo que más funciona en este pequeño nivel en el que nosotras nos movemos es lograr un grupo de seguidores fuerte que te apoye y contribuya a hacerte publicidad. Algo que exige una actitud para la que por supuesto hay que valer o estar predispuesta: la de líder. Y sinceramente, ¿qué tiene todo esto que ver con escribir? :/ En mi caso lo enfoco como algo que hago por gusto más que profesionalmente, vamos, que siento que no es que haya aportado gran cosa, pero comparto tu inquietud. Y me ha parecido muy interesante tu post, como siempre :))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde mi opinión, el postureo puede funcionar bien para que te compren las camisetas que diseñas, tus joyas o el manual de yoga que has escrito... Pero si eres escritor de novela tu producto no es tan "compartible" (lo que no significa, por supuesto, que no sea recomendable).

      Yo tengo esa misma sensación, Marisa. He hecho amigas, no lectoras. Y lo prefiero, porque son gente que me apoya no solo en la escritura (que también, porque me leen y yo las leo), pero como bien dices esa actitud se mueve hacia otro objetivo.

      No digo, en absoluto, que haya que dejar de hacerlo porque más allá de lo profesional conocer personas con gustos similares siempre nos hace crecer (socializar de otra manera, es estupendo), pero aún tenemos pendiente el encontrar el marketing más apropiado para novelas. Porque, desde luego, ese no lo es.

      ¿Habrá que plantearse invertir en anuncios de TV? XD

      Eliminar

Gracias por colaborar con tus palabras.