El guión largo y los signos de puntuación

El guión  es  el símbolo utilizado para  señalar  el inicio, las  pausas  y el final de  los diálogos en las  narraciones.  La  costumbre anglosajona  es  indicarlos  entrecomillando lo  que diga cada   personaje, pero en castellano utilizamos el guión largo o raya. 

Si escribes en word,  lo más  probable  es  que hayas cometido el error de  usar  el  guión corto (-)  en tus primeros intentos.  A mí también me pasó hasta que descubrí un manual de estilo que se  convirtió en mi pequeña   biblia. Para  poder  insertar  el guión largo en word  solo tienes que ir a  símbolos y buscar la  raya, una vez  ahí puedes configurar  su propia tecla  para que aparezca de forma automática cuando estés tecleando a toda  pastilla.

Clic para saber  dónde está  el guión largo

Pero lo que importa  no es simplemente  saber dónde y cómo insertar  esa raya, sino saber usarla y aplicar los signos de  puntuación como es debido antes y  después de  haberla  utilizado. 

El caso más  sencillo.  Colocamos la raya antes de iniciar el diálogo y que no continuaremos  porque damos por hecho que el lector  sabrá quién es el emisor. Como observáis, la raya debe ir pegada al inicio del contenido  del diálogo. 
 
Si tenemos la necesidad de matizar quién es  el  emisor, utilizaremos esta   otra forma  de indicarlo.  La raya,  que en el inicio está pegada al  mensaje, se desvincula de  este para anexarse  a esa matización.  Todos esos verbos  del habla (dijo,  matizó,  preguntó, sugirió...) se  escribirán en minúscula  aunque les preceda un signo de puntuación. 
 
En el caso de que el diálogo del personaje continúe,  cerraremos  el matiz explicativo entre  rayas y continuaremos con dicho diálogo. La  puntuación es tan importante como en cualquier otra  parte  del texto y debe ir pegada  a la raya como se muestra  en el ejemplo. 



Por  último, hay que tener en cuenta  que si deseásemos hacer un matiz  aún más  explicativo que necesitase su propia frase,  debería de  carecer  de verbo del habla y dar paso directamente  a  dicha explicación enmarcada por las  rayas a ambos lados y sin espacios.






Recordad que, aunque la idea sea la parte vital, el corazón que bombea la vida de la novela, la ortografía son las venas por las que corre y el estilo,  los músculos que le permiten  movimientos más o menos elegantes.  Tenemos  que ser muy cuidadosos con nuestra escritura y corrección, seguir aprendiendo y mimar cada detalle  para  que nuestras ideas   se  desarrollen en un buen ambiente.

4 comentarios:

  1. Muchísimas gracias, esto me es muy útil.

    ResponderEliminar
  2. Ummm, no sabes que bien me ha venido este post!! xD

    Siii, tengo un problema con los diálogos tremendos. Gracias a ti aprendí a programar la tecla, y ahora cuando pongo dos pequeños, zasca, sale uno grande en word :P

    Mi otro problema es que no consigo diálogos realistas, divertidos y frescos. Me atasco. Demasiado acostumbrada a escribir relatos intimistas que después...parezco idiota!! xD

    Por eso me he comprado para kindle, la guía de Silvia Adela Kohan que explica cómo escribir diálogos!! :-))

    A ver si mejoro :P

    Muchas gracias, preciosa!! Mil besitos!! <3 <3 <3

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar con tus palabras.